Árbitros de la deuda

Home / Árbitros de la deuda

Árbitros de la deuda

Home / Árbitros de la deuda

Liquidación/Arbitraje/Negociación de Deudas

¿Se está ahogando en deudas? ¿Los acreedores lo persiguen? ¿Está financiera y mentalmente estresado? ¿Está tratando de saldar las deudas, pero con pocas opciones que no lo llevan a ninguna parte? Entonces, sin duda es el momento de conseguir un árbitro que cabildee en su nombre para aliviar, cancelar y/o gestionar la deuda.  Y cuanto más rápido se comunique con un árbitro de deuda, más rápido pondrá en orden sus cuentas y dará un suspiro de alivio (en la deuda). ¡Ahí es donde entramos nosotros! Limpia Deudas es su mejor empresa de arbitraje/liquidación de deudas. ¡Estamos comprometidos a ayudarlo a recuperarse financieramente para que pueda vivir un estilo de vida libre de deudas! Somos expertos en facilitar la condonación, liquidación y negociación de deudas para consumidores endeudados.

Arbitraje de deuda

También conocido como liquidación o negociación de deudas, el arbitraje de deudas es la resolución extrajudicial de un asunto cuando se incumple un contrato.  Esto generalmente lo decide un tercero imparcial, llamado árbitro. Es una solución más rápida y rentable que ir a los tribunales a litigar. Tres tipos de arbitraje– el contractual, el judicial y el estipulado Contractual – las partes acuerdan resolver disputas futuras a través de arbitraje vinculante en lugar de involucrar a los tribunales u otros medios. Judicial—es como un juicio informal—sin jurado, donde cada lado presenta su caso a un árbitro; el árbitro puede ser un juez. Estipulado – un acuerdo posterior a la disputa para arbitrar las disputas después de que surjan. Las partes elegirán qué método utilizarán para guiar los procedimientos.

Ventajas del arbitraje de deuda

  • Por lo general, el acuerdo mutuo sobre el árbitro permite que las partes confíen en que el proceso será imparcial.
  • Menos costoso que obtener testigos judiciales expertos, ya que las partes se reparten los honorarios del árbitro, lo que cuesta menos que prepararse para un juicio.
  • La liquidación/negociación de deudas se resuelve más rápido que cuando se va a los tribunales. Después de presentar una demanda, puede tomar hasta 12 meses obtener una fecha de juicio.
  • El arbitraje de deuda es esencialmente privado, por lo que los deudores y los acreedores pueden mantener la confidencialidad de sus negocios si así lo desean.
  • La oportunidad de apelación es limitada. El arbitraje es el resultado final, y las partes no pueden retractarse de su palabra, incluso si luego cambian de opinión.
En nuestra capacidad como árbitros de deuda, brindamos todas las ventajas a nuestros clientes para una negociación y arreglo rápidos, justos y mutuamente beneficiosos. Comuníquese con Limpia Deudas al 844-523-3832 o pase por 230 Park Avenue, ¾ Floor West, NY, 10169, para analizar su caso de arbitraje.